5 mitos sobre crowdfunding y deporte

El crowdfunding deportivo todavía no está teniendo en España la misma aceptación y auge que en otros países principalmente debido a varios factores:

En primer lugar, el crowdfunding es un concepto relativamente nuevo en nuestro país y desde sus inicios ha estado muy relacionado con el ámbito cultural y social. Esta tendencia está cambiando y en el último año hemos visto como se está adoptando con éxito la microfinanciación en otros sectores, como puede ser el empresarial, como una alternativa viable a la financiación de proyectos.

Por otro lado, el deporte en general, y el deporte federado en particular, históricamente ha estado muy protegido gracias a las subvenciones oficiales, pero los recortes que se han llevado a cabo en los últimos tiempos también han afectado al deporte. Tener en cuenta también que, de todo este presupuesto, ¿cuánto dinero llega al deporte base?, ¿qué ocurre con el deporte no federado?… Hay tantas dudas que sería imposible enumerarlas aquí, lo que es cierto es que esta incertidumbre está obligando a los deportistas a salir de su zona de confort en lo referente a la financiación de su actividad.

Mitos Crowdfunding Deportivo

Entonces, teniendo en cuenta esta situación, ¿por qué el crowdfunding deportivo está teniendo tan buena aceptación fuera de España y aquí no? pues no tengo la respuesta (aún) pero lo que es cierto es que han surgido una serie de mitos alrededor del micromecenazgo deportivo. Intentaré desmantelar aquí algunos de ellos.

 

  • Sólo es para los grandes -Nada más lejos de la realidad, el crowdfunding es para todos y aún más para los pequeños. No importa cuál es tu actividad, da igual en que categorías compites y es más, es una opción muy interesante a tener en cuenta si lo que queremos es dar a conocer nuestra disciplina o nuestro evento.
  • Es pedir caridad – Error, el crowdfunding no es pedir caridad, es solicitar apoyos; es crear una comunidad en torno a nosotros y nuestra actividad. Además de la recompensa que se ofrece por la aportación, se busca implicar a los mecenas mucho más allá del carácter económico, es hacerlos partícipes de nuestros logros, que se sientan parte del proyecto.
  • Sólo sirve para buscar un patrocinador – Si lo que buscas es un patrocinador, no pienses que el crowdfunding es la mejor opción. A lo sumo, puedes conseguir un apoyo puntual de una empresa o marca para cumplir tu objetivo de campaña o desarrollar un evento en el caso de que seas organizador. No se puede descartar que esta relación se prolongue más allá de esa colaboración, pero ten presente que no es la función principal de tu campaña sino una consecuencia.
  • No es rentable – Entre los gastos de la plataforma, las comisiones de las distintas pasarelas de pago, las obligaciones fiscales, el coste de las recompensas, etc. pues sí, son muchos gastos, pero, realmente, ¿cuánto cuesta lanzar una campaña? cero, ¿quién paga entonces estos gastos? Todos estos costes se sufragan con la recaudación de la propia campaña una vez haya finalizado con éxito. De ahí la importancia de calcularlos a la hora de fijar el objetivo. Esto no quita que cuando se desarrolla una campaña de crowdfunding existe un trabajo de promoción y seguimiento que hay que afrontar.
  • Es muy complicado – Presentar un proyecto, promocionarlo y darle publicidad, mantener comunicación con los mecenas, y si todo ha ido bien, recaudar: tienes razón, es muy complicado.

Y con esto nuestra recopilación de mitos sobre crowdfunding y deporte. ¿Se te ocurre alguno más? ¿por qué ocurre esto en nuestro país?

¡Ahora vas y lo 'cascas'!

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Pinterest
  • Tumblr
  • LinkedIn
  • Delicious
  • Print
  • Email
  • Add to favorites
  • RSS

Un pensamiento en “5 mitos sobre crowdfunding y deporte

  1. Pingback: 5 mitos sobre crowdfunding y deporte | Apontoqu...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>